Pese al bajo rendimiento de Chávez, seguiría siendo titular. “No hay recambios en esa posición”, dijo Pedro Troglio

La cámara hiperbárica es una maquina a la que el paciente ingresa por más de una hora, a una presión dos o tres veces superior a la normal. Así, el oxígeno llega incluso a los tejidos dañados. La idea es, entre otras, curarlos. Daniel Chávez sigue ese tratamiento, además de aplicarse colágeno en la rótula de la rodilla derecha. Pero, claro, eso para el hincha es solo un detalle. Lo que le importa es que su delantero luche las divididas, encare e intente. Tres puntos que, al menos hasta ahora, le han costado al ‘9’. Sin embargo, no hay más. O sea, hay cuatro ‘chibolos’ que pueden hacerla de ‘punta’, pero el ‘profe’ prefiere llevarlos de a pocos. “No hay recambios en esa posición. Tienes a Chávez y luego a chicos de 18 años. Hay que darles minutos para que ganen confianza y experiencia. Estamos apurando a muchos y hay que tratar de no apresurar”, dijo el entrenador crema. Por ahora, la idea es que alternen y se suelten para que, a mediano plazo, le peleen el puesto a ‘Chaveta’. Nadie es fijo.

Confía en levantarse No ‘Che’ quedó callado. El defensa Horacio Benincasa admite que la derrota ante UTC fue justa y prefiere no dar excusas. Eso sí, confía en darle vuelta al mal rato y mostrar una mejor versión el viernes, ante San Martín. “Un error rápido de salida nos costó el partido. Me parece que nosotros generamos por todos lados, pero no pudimos darle vuelta. ¿Equipo joven? Ya hay que dejarnos de eso. Con el pasar de los partidos se adquiere experiencia”, aseguró el ‘Che’.

No jugó 11 meses, pero ahora es una variante de Troglio. “Con el tiempo se verá si estoy para ser titular”, dijo Balbín.

Adan Balbín recibió más de una propuesta a mediados y fines del año pasado. Teniendo en cuenta que Pedro Troglio no lo consideraba en partidos, se hubiese entendido su partida. Él, en cambio, prefirió quedarse en la ‘U’. Sabía que tendría que chambear el doble para ganarse un lugar. Y lo hizo: en diciembre, cuando todos descansaban, entrenó en Campo Mar. “No había jugado en casi todo el año, entonces irme de vacaciones era en vano. Quise ganar tiempo y llegar bien a la ‘pre’. La comencé bien y no me chocó por el trabajo que hice en diciembre”, dijo. Su esfuerzo tuvo resultados. El DT lo hizo jugar. Además de estar en la Noche Crema y en la vuelta de la Libertadores, lleva 53 minutos en el torneo local (44’ ante Sport Rosario y 9’ contra UTC). El defensa –quien también sabe hacerla de volante de marca– espera ahora ganarse un puesto en el ‘11’ crema. “En 2017 el ‘profe’ tenía un equipo base y en mi puesto éramos muchos. Este año se me dio la oportunidad de tener minutos y es lo que quiero: jugar hasta ser titular. Me siento a la par de todos y con el tiempo se verá si estoy para eso”, aseguró. Por ahora, al menos, es una buena opción.