Penny y Ascues quieren hacer una gran Libertadores y ganarse al hincha rojinegro

Identificados con las ‘micas’ de equipos de Lima, Diego Penny y Carlos Ascues quieren convencer a Arequipa de que a Melgar también lo pueden defender con la misma entrega. Depor juntó a ambos para que disfruten de la comida de la ‘Ciudad Blanca’ y, claro, para que cuenten sus sensaciones en un año de retos.

¿Qué les dirías a los hinchas que te resisten?

Diego Penny: Les recuerdo que Melgar no solo es Diego Penny. Si en el 2015 tuve unas declaraciones erradas, pido las disculpas y espero que todos empujemos el carro. Hoy Melgar es un grupo que se va conociendo día a día y que llegará a ser una familia fuerte, con hambre de gloria.

¿Qué expectativas con la Libertadores?

DP: Es una valla muy alta para los peruanos y queremos cambiar esa estadística. Somos realistas al no prometer nada, iremos de a pocos. El solo hecho de clasificar en el grupo nos daría una perspectiva distinta, pero tampoco sería un éxito.

¿Qué tal la comida arequipeña?

DP: En Lima empecé a comer el rocoto relleno y me agradó mucho, pero este rocoto, el verdadero de Arequipa, pica mucho. Igual es muy rico. La vuelta del ‘Patrón’

¿Crees que es un fracaso regresar de Europa?

Carlos Ascues: Si alguien piensa que volver a jugar en Perú es fracaso, no sabe de fútbol, jugar en Melgar y haciendo una comparación… es como el puma que retrocede un paso para dar el gran salto. En Alemania la mala suerte fue el factor que no me dejó despegar. Llegué y en plena adaptación me vinieron las lesiones. Ahí perdí tiempo.

¿Y qué te has planteado en tu vuelta a Perú?

CA: Fue difícil llegar a Europa y no triunfar como esperaba. Pero sé que tendré mi revancha, por eso no dudé en volver a Melgar. Hoy sé que solo tengo seis meses para agarrar mi ritmo y volver a Alemania. Igual, uno no sabe qué puede pasar después.

¿Y la comida arequipeña?

CA: De las mejores que he probado. En Alemania extrañaba mucho la comida peruana.