Paolo reaparecerá hoy en un Maracaná repleto: 65 mil hinchas esperan gritar un gol suyo

No fueron seis meses fáciles, pero supo digerirlos con esa voluntad férrea que solo tienen los guerreros. Paolo vuelve al ‘verde’ hoy (Flamengo se mide a Inter a las 2:00 pm.) por el Brasileirao. Y quiere demostrarles a todos que su romance con el gol sigue intacto, a pesar de todo. En esta ocasión, el ‘Depredaror’ esperará su oportunidad en el banco. Pero qué duda cabe que la hinchada rubronegra pedirá su ingreso si el partido no se resuelve en favor del ‘Mengao’. El Maracaná se vuelve a vestir de fiesta con un lleno total de 65 mil ‘torcedores’. Como en sus mejores jornadas, el ‘Fla’ defenderá la punta y su gran afición le responde en las tribunas. Los once están definidos, pero todos quieren a Paolo.

Tremendas ganas Para llegar en su mejor forma, la FPF ayudó a Paolo para que adelante al viernes por la noche su llegada a Rio de Janeiro. Así lo afirmó el periodista Vené Casagrande de Esporte Interactivo de Brasil. Desde la Videna están monitoreando todos los movimientos del ‘9’. De hecho, esta tarde estarán atentos a las mediciones del software adquirido para el trabajo de la selección. Hasta que se conozca su fallo, Paolo le interesa a todo el Perú.

 ‘Caballito marcó su ‘pepa’ 13 en la temporada y llegará a Rusia en gran momento

Cada galopada suya siempre hace bulla, a pesar de que no tiene el rótulo de indiscutible en el ‘11’ de la bicolor. En cambio, sí se puede decir que Paolo Hurtado es el principal recambio que tiene Ricardo Gareca en el banco. Por ello, es trascendental que llegue en su mejor forma cuando el 14 de mayo se sume a los trabajos en la Videna. Muchas veces, ‘Caballito’ fue resistido, pero el ‘Tigre’ revaloró su aporte. Hurtado anotó la tercera ‘pepa’ con la que Vitoria Guimaraes derrotó a Tondela, por la penúltima fecha de la liga portuguesa. Su club no pelea por cupos para torneos europeos, pero siempre tuvo influencia en el juego.

Su mejor temporada Con su gol de ayer, ‘Caballito’ firma su mejor actuación goleadora en un año: 11, a falta de un partido con el Porto. A ello hay que sumar un par de ‘dianas’ más por la Europa League, aunque su equipo no tuvo protagonismo. Esta es la sexta temporada de Hurtado en el exterior e irá al Mundial en la cúspide de su rendimiento. Tiene velocidad para recorrer la banda y hasta puede hacerla de ‘10’. Además, sabe superar la crítica. En su momento pensó en dejar la selección. En junio será una de las armas secretas del ‘Tigre’.

Lo que su ‘viejita’ decía era ley y ella quería un hijo que destacara en los estudios. Pero el curso favorito de Christian siempre fue Educación Física

La oficial María Garagay era estricta. Mucho más que Jorge Ramos, su esposo. Si daba una orden en casa, tenía que cumplirse, tuviese o no el uniforme del cuerpo policial puesto. Sus dos hijos lo tenían claro. No había miedo, pero sí respeto: lo que mamá decía era ley. La principal indicación, y en la que el papá también ponía énfasis, era no descuidar los estudios. Luego, por ejemplo, podían jugar con sus primos afuera de la casa de San Juanito, en San Juan de Miraflores, pero tenían un límite que variaba si al día siguiente había colegio para volver, cenar y dormir. Christian cumplía todo al pie de la letra. O casi todo. Aunque no salía, comía y dormía a su hora, tenía un problema: aprobaba los cursos del Saco Oliveros ‘raspando’. Sus notas, por lo general, no pasaban de 14. Pero, eso sí, en Educación Física era la figura de la clase. Lo suyo era el deporte. Incluso estando enfermo. Por eso, mientras Junior su hermano seis años mayo se divertía haciendo ‘bailar’ un trompo, volando una cometa y lanzando globos en carnavales, a él le bastaba con jugar fútbol en la pista. Y por eso, además, en las Navidades pedía una pelota (y un PlayStation que, por motivos económicos, nunca llegó). Sin embargo, a María y Jorge les costó aceptar la idea de tener un hijo futbolista. Querían un profesional con zapatos y no uno con chimpunes. Pero ‘Pikirín’, como lo llama su gente, no pararía hasta seguir los pasos de su primo y también zaguero, Manuel Marengo. Dentro de una cancha convenció a sus ‘viejos’ y al club Amigos de la Policía, su trampolín con 13 años a Cristal. El tiempo y Ricardo Gareca le dieron un lugar en el ‘11’ de la ‘sele’. Su esfuerzo, además, le permitió darse gustos. Darle a su hijo el Play que él siempre quiso fue uno. Ofrecerle una nueva casa a sus papás fue otra. Aunque a María nadie la saca de San Juanito. Ya saben: lo que mamá dice es ley.