Diego Manicero está a punto de recuperarse, tras 8 meses. Ahora le toca a Troglio hacerle un lugar en el equipo

Pedro Troglio sabía que, si a los recién promovidos no les salían bien las cosas, el hincha extrañaría a Diego Guastavino más de la cuenta. Pero debía dejarlo ir sí o sí. Por el bolsillo del club, por los chicos que podían tener más oportunidades y, sobre todo, porque ya tenía al otro Diego. “Pensaba en la vuelta de Manicero”, confesó días atrás el entrenador de Universitario en una entrevista a Movistar Deportes. Y tiene sentido. El volante, de características similares a las del uruguayo, debía estar listo a inicios de marzo, pero, por causas naturales, el proceso se alargó un poquito más. Sin embargo, la espera acabó. Ocho meses después de su lesión en la rodilla y siete de su operación, ‘Mani’ podrá ser una alternativa en la ‘U’. Luego del receso por los amistosos de la selección, por fin estará listo para volver a las canchas.

¿Mueves tus piezas? Aunque el ‘profe’ parece haber encontrado su ‘11’ (Zubczuk; Corzo, Velarde, Benincasa, Vargas; Páucar, Figuera, Vásquez; Quintero, Siucho y Osorio), el regreso de su compatriota lo obliga a pensar. ¿La mala? Decidir a quién sacar. ¿La buena? Su polifuncionalidad. El año pasado, el DT lo hizo arrancar dos veces (extremo por izquierda y por derecha), pero en otras ocasiones ingresó de enganche y volante mixto. Un creativo está de vuelta. Y eso siempre suma. El ‘che’ está a las órdenes. Ahora le toca a Troglio armar el rompecabezas.