BARCELONA APLASTA 6-1 AL SPORTING GIJÓN Y TOMA LA PUNTA DE LA LIGA ESPAÑOLA

Desde que perdió 4-0 en París y fue prácticamente eliminado de la Champions, el Barza ha ido de menos a más. Le ganó 2-1 al Leganés y luego 1-2 en un difícil partido al Atlético Madrid, pero su poca contundencia no convencía al hincha y ya se hablaba de una crisis culé. Hasta ayer, que le metió un baile al Sporting Gijón y lo goleó 6-1 en el Camp Nou, con lo que aún pelea el título de la Liga española. Los dirigidos por Luis Enrique eran conscientes de que para mantenerse cerca del Real Madrid no tenían permitido perder y menos en casa. Al técnico le importó poco sentar a Piqué, su titular indiscutible, y envió solo tres defensas. Iniesta fue el otro sacrificado para darle ingreso a Denis Suárez.
La apuesta trajo un resultado positivo y, previo al cuarto de hora de juego, ya iban ganando 2-0. Messi, a los 9’, conectó de cabeza un centro desde la defensa de Javier Mascherano y colgó al arquero, parecido al recordado gol de Van Persie a España en el Mundial Brasil 2014, para marcar el 1- 0 y encaminar el triunfo. Solo 2’, Luis Suárez  se llevó al arquero y la mandó a guardar, pero el balón chocó al defensa Juan Rodríguez y fue considerado autogol por la Liga de España. La anotación del ‘Pistolero’ le dio exceso de confianza a los azulgranas y dejaron que Carlos Castro ponga el descuento (21’) y reviva al Gijón. No obstante, apareció Luis Suárez para ponerle paños fríos al asunto y marcar un magistral 3-1, que liquidó el partido. El uruguayo le pegó de volea tras un pésimo despeje de la defensa y la mandó a guardar lejos de las manos del portero Pichu Cuéllar en el minuto 27. Ya en la segunda mitad, Barcelona siguió siendo protagonista del monólogo en el Camp Nou. Messi robó con facilidad el balón en el mediocampo y dejó a Paco Alcácer solo ante el arquero para que marque el 4-1 para Barza (49’). Neymar, a los 65’, le quitó un tiro libre a Lionel y pateó con la derecha, en un ángulo difícil, al palo izquierdo del portero para el 5- 1. ‘Ney’ registra cuatro goles de tiro libre con el Barcelona, antes le anotó al Atlético Madrid y Sevilla de visita y al Celtic en casa. Para cerrar, Sergi Roberto dejó solo a Rakitic, quien con toda la ira cargada tras las últimas 2 difíciles semanas del club, en donde han recibido críticas y golpes de todos, le pegó con todas sus fuerzas para meter el 6-1 final. El croata lo gritó con el alma, Barcelona volvía a ser el club avasallador. Tal vez Luis Enrique ya no siga la próxima temporada y para el partido del miércoles ante PSG, la remontada se implante como una utopía. Por ahora, gracias al empate del Real Madrid, el Barcelona tomó la punta de la Liga española con 57 puntos, uno por encima del equipo madrileño.